Videojuegos de Warhammer 40.000

Buenas, me recordarán de otros artículos como “Videojuegos de Warhammer Fantasy”, un repaso sobre las incursiones del famoso wargame de fantasía medieval en el mundo del ocio electrónico. En esta ocasión me dispongo a hacer lo propio con la correspondiente versión futurista, en la que las lanzas se sustituyen por bolters pesados y los carros de combate por Deadnoughts. Mi experiencia con Warhammer 40.0000 se reduce a poseer un regimiento de Marines Espaciales, aunque he tenido la ocasión de probar buena parte de los títulos que se listan a continuación.

Epic 40.000 Final Liberation: PC (1997)

Final Liberation es más conocido como el primer videojuego basado en Warhammer 40.000 y apareció tras otras adaptaciones de licencias similares de Games Workshop como Space Crusade o Space Hulk. Fue desarrollado por Strategic Simulations Incorporated, compañía que trabajó en decenas de títulos estratégicos durante los ochenta y los noventa. La característica más notable de Final Liberation es el intento por recrear de manera fidedigna el manual de 40K con un sistema basado en turno, una mecánica bastante delicada.

Podíamos jugar la campaña o combates independientes manejando uno de los dos bandos disponibles (la variedad no era su fuerte): Orcos o Marines Espaciales. Eldars y Tiránidos se aparecían en alguna ocasión dejando entrever una posible expansión que nunca vio la luz. El juego era lo suficientemente complejo como para permitir a jugadores más curtidos desarrollar de forma satisfactoria sus tácticas. Al igual que algún primo suyo basado en Fantasy, el resultado de una batalla de la campaña podía afectar a las condiciones de la siguiente.

Aún es posible hacerse con él a través de la segunda mano en Internet aunque su precio puede ser elevado, es un producto raro. Resulta difícil encontrarlo en buen estado por menos de 20€.

Epic 40.000 Final Liberation

Warhammer 40.000 Chaos Gate: PC (1998)

Chaos Gate cambia un poco el estilo de juego aunque permanece en el terreno de la estrategia basada en turnos. En esta ocasión encarnamos al Capitán Kruger cuya misión es dirigir un escuadrón de Marines Espaciales para detener a Lord Zymran, un traidor asociado con seres demoníacos (Marines del Caos). El escenario está dividido en una rejilla de casillas por las que moveremos a nuestros marines contando con un número determinado de acciones por turno.

De nuevo, se incita al jugador a pensárselo dos veces antes de actuar ya que las unidades pueden ganar experiencia al sobrevivir a la batalla. Se trata de una característica interesante y que proporciona una dimensión táctica adicional y a largo plazo. Así mismo, son reseñables las unidades adicionales que aparecen basadas en el trasfondo de los Marines como varios tipos de vehículos.

Al igual que su predecesor, la única manera de conseguirlo es a través de un servicio de anuncios por Internet. Su precio puede llegar a ser incluso más elevado que el de Final Liberation.

Warhammer 40.000 Chaos Gate

Warhammer 40.000 Rites of War: PC (1999)

Rites of War tiene un sabor diferente que lo hace distinguible del resto al estar basado en el motor de Panzer General II. En esta ocasión la trama gira alrededor de una invasión de Tiránidos (unos bichos muy feos similares a los Alien de Ridley Scott). Por suerte, tenemos la oportunidad de controlar por primera vez a los Eldar, los elfos del futuro. Los deseos de los Eldar por recuperar su tierra perdida se interseccionan con el de los humanos por acabar con la amenaza Tiránida por lo que deberán colaborar.

Los modos de batalla rápida y el multijugador nos permiten controlar al resto de facciones presentes. La crítica lo calificó con una media (calculada a ojo) de notable por lo que no podemos hablar de un juego de baja calidad. Si queremos una copia tendremos que desembolsar algo menos de 10€.

Warhammer 40.000 Rites of War

Warhammer 40.000 Fire Warrior: PC (2003) y PS2 (2003)

Cuatro años tuvieron que pasar hasta que apareció Fire Warrior, un curioso punto de inflexión. Los derechos de la saga pasaron a THQ que decidió, erróneamente, lavarle la cara. Desde entonces ya se intuía la moda tan radical que se aproximaba, la de los shooters en primera persona. Fire Warrior es un FPS en el que encarnamos a un guerrero Tau llamado Kais cuyo deber es proteger a su líder de los Marines Espaciales y las fuerzas del Caos.

Recuerdo que fue un título muy esperado por su “novedoso” planteamiento pero se llevó más de una bofetada en críticas. Sin ir más lejos en Metacritic aparece puntuado con un 47 en la versión de PC aunque obtuvo un digno 64 en la de PS2 (no me lo explico). Un auténtico despropósito, la piedra en el camino de la licencia. En mis pesadillas aún puedo ver los puzzles absurdos, la mala calidad técnica y las decenas de bugs. No merece la pena aunque si alguien desea suicidarse de una manera absurda puede comprarlo baratuno. Me llama la atención que una minoría de usuarios trate de venderlo a 50€, lo nunca visto desde el timo de la estampita.

Warhammer 40.000 Fire Warrior

Warhammer 40.000 Dawn of War: PC (2004)

Afortunadamente la saga se recuperó rápido y tomó el camino de los juegos de estrategia en tiempo real. En esta ocasión hablamos de un auténtico juegazo que cumplió su papel de ofrecer un espectáculo en el plano de la estrategia de ciencia ficción, de hecho fue considerado el mejor juego del año dentro de su género. La complejidad considerable de su trama denotaba la madurez que estaba alcanzando la saga lo cual siempre es de agradecer por los seguidores más fieles.

Como en la mayoría de ocasiones, no se nos ofrecían todos los ejércitos de la saga de forma que sólo podíamos controlar Marines Espaciales, Marines del Caos, Orcos y Eldars. Más tarde se publicaron 3 expansiones las cuales presentaban razas adicionales (Necrones, Guardia Imperial, Hermanas de la Batalla y Eldars Oscuros). Recuedo que quedé impresionado por su excelente calidad técnica, hoy en día atrasada, claro está.

Su jugabilidad se basaba en controlar poco a poco puestos estratégicos para obtener una mayor cantidad de recursos, algo parecido a lo que ocurre en Company of Heroes. Dejaba de lado aspectos como la economía o la diplomacia para centrarse en el combate y la manera de afrontarlo. Aunque se haya lanzado su segunda parte les recomiendo hacerse con él, su precio es de risa.

Warhammer 40.000 Dawn of War

Warhammer 40.000 Glory in Death: N-Gage (2006)

No tenía constancia alguna de la existencia de Glory in Death aunque por otra parte es lógico al estar destinado a una plataforma tan poco exitosa como lo fue N-Gage. El título se basaba en combates estratégicos por turnos, al igual que en los comienzos de la saga. Una funcionalidad que me ha sorprendido ha sido la posibilidad de jugar contra un amigo a través de Bluetooth.

Warhammer 40.000 Glory in Death

Warhammer 40.000 Squad Command: PSP (2007) y NDS (2007)

La desarrolladora RedLynx se encargó de esta incursión de los Marines en consolas portátiles que, de nuevo, se basa en el modelo de turnos del juego original. Un título algo más elaborado aunque algo maltrecho por la crítica, sobre todo por la mala interfaz. Destacó por ser accesible, algo lógico al estar dirigido al público de las portátiles. Disponía de juego online en red local o a través de Wi-Fi para hasta 8 jugadores aunque los servidores deben estar desiertos o cerrados en la actualidad.

Warhammer 40.000 Squad Command

Warhammer 40.000 Dawn of War II: PC (2010)

Sin duda, la consolidación de la saga en el terreno de la estrategia en tiempo real. El notable éxito de su primera entrega lo avalaba y el público esperaba algo grandioso. Siendo realistas, su carácter es continuista aunque presenta considerables mejoras con respecto a su predecesor, sobre todo en el apartado gráfico. Desde luego, la moda no es ofrecer elementos innovadores entre entregas consecutivas de la misma saga.

Jugablemente se centra en las tácticas de combate, ideal para los que opinen que controlar la economía es de nenazas. La cobertura y el equipo empleado contra determinadas unidades son los elementos que deciden los enfrentamientos. Dawn of War II tampoco está exento de expansiones, actualmente cuenta con Chaos Rising y un pack gratuito llamado The Last Stand. Recientemente se anunció una nueva expansión llamada Retribution.

Dawn of War II es un excelente juego para jugar a través de la red. Es el mas reciente y, por tanto, la actividad en sus servidores aún es importante. Investigando un poco no es complicado encontrarlo por menos de 20€. Quizás es la compra ideal para los que no tengan un PC a la última o suficiente dinero en el bolsillo para hacerse con Starcraft II.

Warhammer 40.000 Dawn of War II

Warhammer 40.000 Space Marine: PC, X-Box 360 y PS3

Space Marine es el futuro de la licencia Warhammer 40K en el mundo de los videojuegos. Está siendo desarrollado por Relic Entertainment y su fecha de lanzamiento aún no ha sido concretada aunque apunta a comienzos del 2011. Peligrosamente abandona el RTS para acercarse a los Action RPG. Se nota que el PC no produce tantos beneficios como antaño ya que han decidido ampliar el mercado y lanzar el juego en consolas.

Se ha visto un trailer con escenas ingame de infarto, no estoy seguro de cómo encajarán la mecánica de juego en el universo de Warhammer 40K pero reconozco que tiene una pintaza estupenda. Hasta que no me puse a recolectar información para el artículo poco sabía sobre el juego y eso que está generando bastante expectación.

Warhammer 40.000 Space Marine

Para terminar

Sin duda, el recorrido de Warhammer 40.000 en el mundo del ocio electrónico es más amplio, rico y prometedor que el de su hermano Warhammer Fantasy. Desconozco el porqué del éxito de la versión futurista sobre la fantástica aunque he disfrutado mucho con las dos.

Puede que la extensión de este artículo sea excesiva aunque no he podido evitar extenderme cuando hablo de todos estos juegos. Espero que les guste este repaso, mientras indagaba he descubierto datos de lo más interesantes. Sin duda, ha merecido la pena.

  • http://ragingbit.com Javier

    Vaya pinta que tiene el Dawn of War II

    Con respecto a WK40.000 de nuevo lo mismo, parece que no ha habido ningún interés en llevar el juego en sí al PC sino en aprovechar una temática y estética ya pleanteadas, muy conocidas y seguidas.